Cultura de Calidad

Por Víctor Gómez Adán

  • Orquestando proyectos, tiempos y personas

    En el momento que trabajamos con diferentes personas de diferentes áreas de trabajo, tenemos que ser conscientes de la importancia de cumplir con los tiempos que habíamos acordado, si esto no se cumple, genera una tensión que lastrará el proyecto de manera constante.



    La realidad, en muchos casos, se basa en la obtención de unas fechas impuestas, por la necesidad de que la entrega se realice sin demora ya que, por ejemplo, se quiera enseñar en un congreso o en algún evento importante de la marca. Esto, que a veces, es contraproducente, nos aporta una ventana de tiempo que debemos de planificar y ajustar de manera muy puntillosa.

    La generación de una buena planificación se ha de realizar entre todos y marcarnos a fuego esas fechas de entrega, ya que que si no, comenzarán los problemas.

    Una entrega que no se realiza en tiempos, nos ocasiona una presión y un stress totalmente improducente, que no nos permitirá realizar el trabajo con garantía y nuestra calidad en la entrega al equipo que realiza la validación descenderá de manera alarmante.

    Esta necesidad de cumplir la planificación tiene que ser perseguida por una persona que trabaje a nivel transversal desde todas las áreas y, lógicamente, exponga y argumente estas necesidades y se cerciore de, si existe una desviación inoportuna, se gestione inmediatamente con el cliente.

    Posiblemente, la planificación se deba ajustar a lo largo del proyecto, en alguna entrega o porque se ha retrasado el OK definitivo del cliente en algún documento o criterio. Si esto sucede, se debe de actualizar de inmediato y comunicar a todo el equipo esta desviación para que se tenga en cuenta en el futuro. Al fin y al cabo, un proyecto es como una orquesta, cada uno debe de entrar en su momento exacto y sin errores para que el conjunto sea perfecto y esté en plena armonía.


    Si gestionamos proyectos o debemos de hacer cumplir una planificación entre todos, nuestro papel es el de director de orquesta, marcando la entrada y salida de todas las personas relacionadas y haciendo ver que la necesidad de no fallar es lo que nos dará esa buena credibilidad que todos buscamos.
  • Que cada un@ haga lo que quiera

    Desde hace un tiempo a aquí no veo más que vídeos, artículos, opiniones de como hay que hacer las cosas o como hay que usar un determinada red social.



    Me parece, bajo mi punto de vista, que nos estamos metiendo en camisas de once varas. No se si por tener el control de todo lo que se hace, si por querer que las cosas se usen como queremos o simplemente para hacernos escuchar y ganarnos unos cuantos “likes”.

    La realidad es como la vida misma, que cada un@ haga lo que quiera, cuando quiera y como quiera, siempre dentro de los límites del respeto y la tolerancia. 

    Una red no pierde su esencia “profesional” porque subas un vídeo de humor, ni se confunde el uso de la gran red con las otras redes. Si se hace desde el respeto y la tolerancia no hay ningún problema y no hay que andar vigilando todo lo que la gente haga o deje de hacer. Cada un@ es libre y comparte lo que siente y l@ apetece en ese momento.

    Estoy un poco cansado de vídeos y comentarios de como hay que usar ciertas redes sociales y dando “briconsejos” de si es que ponte esta foto así o escribe esto asa. Sinceramente, si una empresa no me selecciona porque mi foto no es perfecta, tengo una sonrisa profident y voy con camisa y corbata, sinceramente, ese no es mi sitio para trabajar.

    Me gustaría ver eso mismo pero en la calle, como esas personas, en el mismo metro, cogen a otras personas y l@s dicen, ui, esa chaqueta no conjunta con tus zapatos, esa blusa no pega con tus vaqueros...bla bla bla. Dejemonos de tonterías y dejemos que cada un@ haga lo que l@ de la real gana, en serio, seremos más felices.

    Y si no, hay varios mecanismos:

    1. No seguir a la persona.
    2. Omitir sus artículos.
    3. Bloquearl@.
    4. Y si ves que es ofensivo, intolerante o cualquier otra cosa, denunciarl@.

    En serio, dejemos de preocuparnos tanto en lo que publican l@s demás y que hagan lo que l@s de la real gana cuando l@s de la gana.
  • Buenas prácticas para coordinar proyectos

    Cuando trabajamos con diferentes áreas o equipos, debemos de tener la visión transversal suficiente para entender que la colaboración es la base principal de que un proyecto funcione como debe.

    Muy frecuentemente, tendemos a trabajar de manera individual, empezando y finalizando nuestras tareas sin ni siquiera fijarnos en los demás o preocuparnos si su día a día será más sencillo gracias a nosotros.



    Este es el pecado capital de todo proyecto, la falta de comunicación y la individualización de las tareas. Hay que realizar planificaciones, reuniones conjuntas, hacer que fluya la comunicación y trabajar para nosotros y para los demás. Esto permitirá que el proyecto sea más fácil de coordinar, de seguir y fluirá el trabajo de manera más ágil, creando entregas con mucha más calidad y garantizando a los clientes las fechas acordadas.

    La conciencia de la idea de los eslabones de la cadena tiene que quedar patente en todo lo que hacemos, reforzando lo que existe a nuestro alrededor y concienciando a los demás para ello.

    Como ya hemos visto en otras ocasiones podemos fortalecer esto con planificaciones, reuniones de cierre del mapa de proyecto, toma de contacto y sobre todo, teniendo en la cabeza una fase de definición donde el resultado final sea una documentación funcional donde escribamos toda la información y la elaboremos entre todos, estando alineados y listos para comenzar a trabajar.

    Existen diversas técnicas que, habitualmente, siguen los mismos pasos y que nos hacen tener una guía sencilla y unificada de lograr un método para hacer las cosas fáciles y para todo el equipo. Las pautas en las que debemos de fijarnos, de manera aproximada, son los siguientes:

    1. Hay que observar que pasos vamos a dar dentro del proyecto, para ello hay que tener claro que nos han pedido y que esperan de nosotros. Esto se puede realizar con reuniones conjuntas entre cliente y nosotros y elaborar un mapa de proyecto. Sobre todo, no hay que comprometerse a nada sin dar los siguientes pasos.
    2. Buscar equipo. Determina de manera clara, una vez que hemos visto que hay que hacer, quien lo va a hacer. Esto es una de las cosas más importantes, debemos de planificar y buscar a las personas que van a realizar el proyecto, responsabilizándolos de las tareas y haciéndolas suyas. Deben de salir líderes que se encarguen de que suceda.
    3. Elabora un plan B. Las cosas pueden ir mal, esto es así. No te creas nada ni a nadie que te diga que por trabajar con una metodología o haciendo las cosas de una manera, todo irá perfecto, no es así y, por línea general, suelen existir problemas. Elabora un plan de contingencia, valora riesgos, cúbrete las espaldas tu y a tu equipo. Si algo puede ir mal, lo irá, se precavid@.
    4. Se realista. Una de las máximas. No hagas florituras, intentes introducir esa tecnología tan moderna y nueva o esa filosofía DevSuperChulaGuayVops si no eres un experto, tu equipo no es experto o tu cliente tiene otra mentalidad y te pide trabajar en cascada. Se realista, las cosas molan, pero mola más llegar a fechas con garantía y que el cliente esté contento.



  • Los cuatro hitos a cumplir en cada entrega

    Los cuatro puntos principales de un proyecto a la hora de garantizar la eficacia y la viabilidad de los entregables, son los siguientes:

    • Planificación: una vez que cerramos la fase inicial del proyecto y tenemos claro que vamos a hacer, es de suma importancia el planificar una serie de fechas, hitos y puntos de control de cara a realizar entregables (ya sean de funcionalidad o no) y que tengamos muy claro como y con que vamos a trabajar. Esta planificación se realiza sobre una serie de elementos que ya hemos creado previamente, sean, o no, historias de usuario. En algunos momentos no tiene sentido o no es viable el uso de elementos agile (depende de cada proyecto o cliente con el que vayamos a trabajar).

    • Priorización: debemos de asegurarnos de que todo el equipo se reúne y es capaz de capturar toda la información de esos elementos y priorizarlos a lo largo de las entregas o del panel donde trabajemos, aportando valor a cada uno y marcando donde y cuando se va a entregar. Unos elementos serán más críticos que otros y, por lo tanto, la entrega tiene que ser más inmediata. Dentro de esta priorización debe de existir un entendimiento entre el equipo de desarrollo y los dueños del producto o dominio, además del propio cliente. Esto hará que las fechas que marque negocio se basen en las del equipo de desarrollo y viceversa. Nunca tiene sentido el lanzar fechas y entregas sin haber realizado este ejercicio, ya que se desvirtúa todo y, posiblemente, una de las partes no llegue a cerrar el trabajo de manera correcta.

    • Replanificación: en muchos casos y sobre todo en equipos no muy rodados o poco maduros, suele existir un periodo de replanificación, donde se vuelve a revisar cada entrega y si se llega a fecha o no, dando lugar a varias acciones: mover las fechas, introducir más personas o marcar algún fuera de alcance para una siguiente entrega completa.

    • Retrospectiva: es, para mi, la reunión más eficaz de todas, la que une al equipo y de la que sacamos acciones a mejorar. Donde se habla sobre lo que no se ha realizado tan bien como quisiéramos y que personas van a coger esas acciones resultantes, las va a poner en valor y las va a mover para que no vuelvan a suceder y vaya todo más rodado. También, aparecen acciones que hemos realizado bien y que nos ayudan a que el trabajo se realice de manera correcta y adecuada. 


    Estos puntos que debemos de repetir de manera habitual, tienen que estar dentro de cada persona, interiorizados y marcándose como obligatorios. 

    Nos deberíamos de marcar que una entrega no se puede realizar si no hemos pasado por estos cuatro puntos y hemos sacado conclusiones (un entregable debe de ser esto). Si hacemos esto como un hábito, nuestro día a día va a mejorar y vamos a ayudar a que el resto de personas de nuestro alrededor también mejore, posibilitando la realización de proyectos con procesos mucho más fuertes y que generen una confianza y un grado de satisfacción muy alto en nuestros clientes. 

    La mejora continua debe de estar presente siempre.

  • Liderar a nuestro equipo de líderes

    El liderazgo es una capacidad innata de las personas, siempre ha existido y siempre existirá. Hay personas que la tienen más interiorizada y toman las riendas de los asuntos y los hacen suyos para guiar a las personas y otras que tienen esa capacidad dormida.



    Si ya eres un líder y gestionas personas, debes de hacer un ejercicio de valor: despertar el liderazgo de los demás.

    Un buen líder, antes, ahora y en el futuro, no es una persona que diga absolutamente todo lo que tienes que hacer, te cuestione constantemente y básicarmente, te corte las alas, para que hagas las cosas como él considera, sea erróneo o no. Un buen líder es aquel que busca liderazgos entre su equipo, que da alas, que aporta valor a la carrera de las personas y las ayuda para que crezcan exponencialmente.

    Tengo una regla desde que comencé a gestionar personas y no es algo compartido, y que me han intentado rebatir en más de una ocasión: creo ciegamente en la autogestión y en el liderazgo basado en la amigabilidad. 

    ¿Que es esto? Básicamente, mi escalafón de confianza está al 100% desde el inicio y hay un refuerzo constante basado en la autogestión y en el crecimiento de la persona, dejando mano ancha para innovar, proponer y participar en las decisiones de cualquier nivel. La transparencia es absoluta y todos cuentan con toda la información.

    Además, hay una base de agradecimiento y positivismo, al igual que una base de mejora y reconducción del camino, cuando existe una equivocación o una decisión errónea. No tiene sentido el aplicar un correctivo severo, si no el reforzar esa cierta debilidad y atacarla para que sea un punto fuerte y de valor en el futuro.


    El futuro es este. Un futuro de autogestión, de autodefinición profesional, de liderazgo horizontal y de refuerzo constante, valorando lo que somos y no lo que quieren que seamos. Nuestro deber es fomentarlo y que las nuevas generaciones ya lo tengan aprendido.
  • La calidad humana tiene que estar por encima de todo

    La motivación que generamos nosotros, es la que debemos de trasladar al equipo, esto lo conseguimos con un trabajo organizado, metódico y de calidad humana.



    Esta motivación, entra de lo que se llama ahora “salario emocional”, cosa que no es que me guste demasiado, no soy amigo de estos términos de moda que van circulando por internet. 

    Lo que es el concepto, si estoy de acuerdo. Si en un sitio no te sientes valorado, motivado o integrado y feliz con el equipo, al final, aunque tengas un salario abundante, acabaras marchándote.

    La gestión de personas no es una tarea fácil y hay que valer para ello, aunque el trabajo es el trabajo, en los equipos estamos muchas horas juntos y se llega a materializar hasta un componente de amistad. Yo soy el primero que lo puedo decir, mantengo muy buenas amistades y también las he perdido. Esto es así, a veces, con no mala intención o malos entendimientos se llega a romper la relación profesional y si la hubiese, la relación de amistad también. Cosas del directo.

    Ahora bien, independientemente de eso, el riesgo siempre está, y hay que generar un lazo de confianza y afecto si queremos mantener un equilibrio emocional y profesional en las personas de nuestros equipos. 

    Lo primero, es la confianza. Hay una frase muy buena que es: “contratamos a gente para que nos diga como hacer las cosas, no para decirles lo que tienen que hacer” (más o menos es así). 

    Si yo contrato a alguien para que trabaje conmigo, es para que haga las cosas, no para decirle, constantemente, como hacerlas. No somos sus padres, si se equivocan, tendremos que aprender todos a solucionarlo. Nunca infravaloremos a nadie porque sea más joven o porque nosotros pensemos que llevamos mucho más tiempo...a veces, estamos más que oxidados.

    Lo segundo, es la autogestión. Una cosa es ser el líder de un área o equipo y marcar el camino por el que todos debemos de ir y otra cosa es montar a la gente en un carrito y llevarlo nosotros. Las personas son autogestionables, con más o menos orden, pero todos saben o deben de aprender a hacerlo. Hay mecanismos de ayuda como los paneles visuales, el uso de post-it o herramientas como wunderlist y son un buen apoyo para comenzar a serlo.

    Lo tercero, es ser proactivo. Si una persona está motivada, contenta y tira del carro por si misma, es una persona que llegará lejos. No tenemos que esperar a recibir ordenes constantemente, sino que tenemos de ser capaces de anticiparnos, crear y mover por nuestro propio pie, y si donde estamos, no nos dejan, ese, amig@, no es tu sitio.


    Lejos quedan los patriarcados, cada día son más los que adoptan estas formas de trabajo, basadas en la autogestión y confianza y, funcionan. Debemos de generar nuevas maneras de trabajar, de tratar a las personas, de estilizar y dibujar líneas horizontales y dejarnos de tanta burocracia y verticalidad.
  • Libros benéficos

    En 2016 publiqué, “Aseguramiento de la Calidad”, cuyo beneficio es destinado a la Fundación Aladina, después le siguió: “Seis en 75”, destinado a la Fundación Menudos Corazones y “Asegurar la Calidad en dispositivos móviles...y no morir en el intento”, a la fundación Soñar Despierto. También he publicado una recopilación íntegra de los tres libros anteriores, llamada "Fundamentos de la calidad del software".

    Merchandising benéfico

    Desde la tienda de Cultura de Calidad se pueden adquirir diferentes artículos cuyo beneficio es destinado íntegramente a las tres fundaciones con las que colaboro actualmente: Fundación Aladina, Fundación Menudos Corazones y Fundación Soñar Despierto.

    Acciones benéficas futuras

    Esto no va a parar aquí. Mi cabeza no se está quieta, tengo muchas ideas que dar forma y convertirlas en realidad. Desde aquí, hago un llamamiento a diferentes fundaciones y ONGs para poder colaborar juntos y poder hacer cosas grandes que ayuden a personas o animales en todo el mundo. Si te apetece, ponte en contacto conmigo y hablamos.

    0
    Publicaciones
    0
    Seguidores
    0
    Visitas únicas
    0
    Me gusta