• Siempre es mejor la calidad que la cantidad

    Siempre me gustó la frase “es mejor la calidad que la cantidad”, se puede aplicar a muchas situaciones de la vida y a muchos contextos.


    En mi trabajo esta frase es una máxima que debería de llevarse a cabo siempre. Todas las empresas lo tendrían que tener claro, sea cual sea su función o su terreno.

    Si pensamos en empresas que desarrollan software, la aplicamos al contexto de que es mejor ir poco a poco sacando a producción trozos con una calidad excelente que no un producto completo con una calidad nefasta y que tengamos que realizar parche tras parche para reparar esos defectos que no se han arreglado antes.

    ¿Qué supone algo así? Que el tiempo de desarrollo se ha acortado porque el producto está en producción pero el tiempo de “reparaciones” de ese desarrollo se puede alargar muchísimo y al final es un coste de dinero que se suma al mantenimiento que hay que realizar y a los evolutivos que tengamos que ir haciendo. Además, a esto, se suma el descontento de los usuarios que utilizan este software.

    Si cambiamos las tornas y vamos por el camino correcto, sacando pequeñas piezas poco a poco y que cuenten con una gran calidad, tendremos un desarrollo previsiblemente más largo pero que estará en producción en buenas condiciones y a esto sumamos que los usuarios estén contentos y que podamos tener más usuarios potenciales por la técnica del boca a boca. 

    Siempre hay que tener en cuenta que la parte de mantenimiento y de evolutivos estará constante en ambas opciones y que para la realización de esta segunda opción nos pueden ayudar las metodologías ágiles que aportarán un punto de vista diferente y nos resolverá la papeleta de separar el software en trozos adecuados para los usuarios y que aporten un valor por sí mismo.

    Esta máxima, como ya dije al principio se puede aplicar a cada situación en la vida, tanto personal como profesional y cuando piensas que la cantidad está por encima de la calidad, se tienen el 99% de papeletas para fallar.
  • Libros benéficos

    En 2016 publiqué, “Aseguramiento de la Calidad”, cuyo beneficio es destinado a la Fundación Aladina, después le siguió: “Seis en 75”, destinado a la Fundación Menudos Corazones y “Asegurar la Calidad en dispositivos móviles...y no morir en el intento”, a la fundación Soñar Despierto. También he publicado una recopilación íntegra de los tres libros anteriores, llamada "Fundamentos de la calidad del software".

    Merchandising benéfico

    Desde la tienda de Cultura de Calidad se pueden adquirir diferentes artículos cuyo beneficio es destinado íntegramente a las tres fundaciones con las que colaboro actualmente: Fundación Aladina, Fundación Menudos Corazones y Fundación Soñar Despierto.

    Acciones benéficas futuras

    Esto no va a parar aquí. Mi cabeza no se está quieta, tengo muchas ideas que dar forma y convertirlas en realidad. Desde aquí, hago un llamamiento a diferentes fundaciones y ONGs para poder colaborar juntos y poder hacer cosas grandes que ayuden a personas o animales en todo el mundo. Si te apetece, ponte en contacto conmigo y hablamos.

    0
    Publicaciones
    0
    Seguidores
    0
    Visitas únicas
    0
    Me gusta