• ¿Cómo reportas tus defectos?

    Una manera de que se resuelvan de manera fácil los defectos es que su descripción sea clara y fácil de reproducir.


    Un defecto tiene que cumplir una serie de reglas para que el desarrollador pierda el menor tiempo posible en entenderle y poder solucionarle:
    • Su título tiene que ser corto y claro. Tiene que ir al grano. Si es posible, se pondrá el entorno donde se ha encontrado y el módulo relacionado.
    • La descripción tiene que ser breve y concisa. Que no tenga demasiadas florituras y que contenga en si misma los pasos para reproducirlo, el navegador y la versión del mismo y si puede ser la build en la que estamos probando.
    • Debería de contener todos los adjuntos que podamos, como mínimo una imagen de la pantalla y si puede ser, un pantallazo del error en concreto en el código y un video de reproducción de los pasos.
    • Un defecto bien explicado y estructurado hará ganar un tiempo precioso ya que de esta manera, el desarrollador lo leerá e ira al grano, no tendrá que intentar comprender que es lo que queremos decir.
    Cuando introducimos los pasos, el mismo desarrollador, puede reproducirlo en su máquina y así podrá ver exactamente qué es lo que está fallando. Esto mismo ocurre cuando añadimos pantallazos, ya que si se tuviese alguna duda al leer el texto, en el pantallazo vemos donde está sucediendo el problema y se podrá ir directamente a esa pantalla.

    La velocidad de corrección de errores depende proporcionalmente de tu manera de reportarlos, ganando tiempo siempre y cuando ayudemos al desarrollador.

    Sobre todo, cuando reportemos un error, es preferible únicamente escribir los pasos para reproducirlo, que contar la historia de cómo lo hemos encontrado y entretenernos en florituras innecesarias para embellecer el texto, seamos ágiles y ayudemos a que el proyecto tenga una velocidad adecuada aportando nuestro granito de arena.
  • Libros benéficos

    En 2016 publiqué, “Aseguramiento de la Calidad”, cuyo beneficio es destinado a la Fundación Aladina, después le siguió: “Seis en 75”, destinado a la Fundación Menudos Corazones y “Asegurar la Calidad en dispositivos móviles...y no morir en el intento”, a la fundación Soñar Despierto. También he publicado una recopilación íntegra de los tres libros anteriores, llamada "Fundamentos de la calidad del software".

    Merchandising benéfico

    Desde la tienda de Cultura de Calidad se pueden adquirir diferentes artículos cuyo beneficio es destinado íntegramente a las tres fundaciones con las que colaboro actualmente: Fundación Aladina, Fundación Menudos Corazones y Fundación Soñar Despierto.

    Acciones benéficas futuras

    Esto no va a parar aquí. Mi cabeza no se está quieta, tengo muchas ideas que dar forma y convertirlas en realidad. Desde aquí, hago un llamamiento a diferentes fundaciones y ONGs para poder colaborar juntos y poder hacer cosas grandes que ayuden a personas o animales en todo el mundo. Si te apetece, ponte en contacto conmigo y hablamos.

    0
    Publicaciones
    0
    Seguidores
    0
    Visitas únicas
    0
    Me gusta