• aCtitudes y aPtitudes

    Realmente, todo el mundo puede hacer pruebas, todo el mundo sabe descubrir errores o defectos en algún sitio y sabe cuando algo no funciona bien. Lo complicado es ser un verdadero especialista de ello, aportar algo más para diferenciarte del resto y poder vivir de ello.


    Un tester, un asegurador de la calidad, un QA, un SQA o como lo queráis llamar, tiene que tener ciertas actitudes y aptitudes para poder destacar, para poder ser un gran profesional y para hacerse valer en el mundillo. Que ya es complicado de por sí.

    Lo primero es la paciencia: un tester tiene que ser paciente, no tener prisa, tomarse las cosas con calma y las pruebas hacerlas paso por paso. Cuando nos falta la paciencia, al final, las cosas no salen como deben y nos precipitamos en nuestras decisiones. No es lo mismo esperar a finalizar todos los casos de prueba y dar por bueno un nuevo desarrollo, que adelantar las cosas por que estén ya listas cuanto antes, cosa que nos llevará al fracaso y a encontrarnos defectos en producción.

    Lo segundo que hay que tener es positividad: un tester tiene que ser positivo, ya que se dedica a encontrar fallos y errores en aplicaciones. Por lo tanto, si no se mantiene esa positividad, lo más normal es que se vea todo catastrófico y acabe restando más que aportando. 
    La mayoría de las veces los defectos que se abren van a parar de manera automática a la gente de desarrollo y si tenemos una actitud negativa esto afectará altamente a la resolución y al trato con ellos para poder trabajar juntos.

    Lo tercero con lo que tiene que contar un tester es con humildad: una persona que prueba tiene que ser humilde, tiene que conocer sus limitaciones y sobre todo tiene que saber hasta dónde es capaz de llegar sin estrellarse. Sabemos que a veces no nos toman tan en serio como deben y que estamos acorralados en proyectos en los que somos minoría, pero es necesario ser humilde y cuidar todos los aspectos relacionados con las relaciones personales y profesionales que adquiramos en un proyecto.

    Hay muchas más actitudes y aptitudes que deben de constar dentro del manual del buen tester, pero, en realidad, no hay nadie que nos lo pueda decir ni imponer, todas salen de la experiencia, del trabajo que realizamos y de lo lejos que queramos llegar en este complicado oficio, todo es cuestión de ponerse a ello.
  • Libros benéficos

    En 2016 publiqué, “Aseguramiento de la Calidad”, cuyo beneficio es destinado a la Fundación Aladina, después le siguió: “Seis en 75”, destinado a la Fundación Menudos Corazones y “Asegurar la Calidad en dispositivos móviles...y no morir en el intento”, a la fundación Soñar Despierto. También he publicado una recopilación íntegra de los tres libros anteriores, llamada "Fundamentos de la calidad del software".

    Merchandising benéfico

    Desde la tienda de Cultura de Calidad se pueden adquirir diferentes artículos cuyo beneficio es destinado íntegramente a las tres fundaciones con las que colaboro actualmente: Fundación Aladina, Fundación Menudos Corazones y Fundación Soñar Despierto.

    Acciones benéficas futuras

    Esto no va a parar aquí. Mi cabeza no se está quieta, tengo muchas ideas que dar forma y convertirlas en realidad. Desde aquí, hago un llamamiento a diferentes fundaciones y ONGs para poder colaborar juntos y poder hacer cosas grandes que ayuden a personas o animales en todo el mundo. Si te apetece, ponte en contacto conmigo y hablamos.

    0
    Publicaciones
    0
    Seguidores
    0
    Visitas únicas
    0
    Me gusta