• Curioso elemento el tiempo

    El tiempo pasa, pasa rápido, casi sin darnos cuenta. Estamos celebrando la navidad y en un abrir y cerrar de ojos estamos con el bañador puesto en la playa…algunos piensan que es un “ladrón”, otros que nos regala segundo tras segundo momentos irrepetibles, irrenunciables. 


    El tiempo es juez, jurado y verdugo de nosotros mismos, algo que no podemos dejar escapar.

    El tiempo nos da y nos quita, nos eleva a la cumbre y nos vuelve a dejar en la llanura, en nosotros mismos está el volver a escalar otra vez, a buscar ese apoyo para elevarnos a lo más alto, encontrar las ganas dentro de nosotros para estar donde queremos estar.

    El tiempo muchas veces nos da la razón, otras veces nos la quita, el tiempo pone a cada uno en su lugar y le devuelve el lugar donde debería de estar y ya ha estado, es la luz y la sombra, la cara y la cruz de nuestra vida y nosotros somos el dueño de nuestro tiempo y hay que saber aprovecharlo.

    El tiempo es generacional, cosa que mucha gente parece que no entiende. Una generación anterior no siempre tiene que ser la mejor, únicamente tiene más experiencia, una experiencia que puede ser buena o mala, mejor o peor, pero hay generaciones que vienen y cuando vienen se adueñan del terreno, quieren sostenerse en castillos de naipes, quieren aferrarse a algo que ya no les pertenece, que no es suyo, algo que el mismo tiempo les arrebatará y se lo dará a la nueva generación.

    El tiempo es ese tren que pasa y nosotros tenemos la opción de cogerlo o no cogerlo, de ir por ese camino o por otro, de volver a pensarlo y retomar otro camino, somos nosotros los que debemos y tenemos que elegir, probar, caernos, levantarnos, ir, volver, equivocarnos o acertar plenamente, todo es cuestión de tiempo.

    El tiempo es sinónimo de paciencia o de precipitación, algo muy relacionado con la calidad. Mucho tiempo puede ser sinónimo de éxito, de fracaso y viceversa. Cuando dedicamos tiempo a algo, tenemos más claro que saldrá bien, cuando nos pasamos de ese tiempo, la valoración ya no será tan buena, porque nos hemos retrasado y ya vamos tarde. Como decían en una famosa canción: 

    “curioso elemento el tiempo”
  • Libros benéficos

    En 2016 publiqué, “Aseguramiento de la Calidad”, cuyo beneficio es destinado a la Fundación Aladina, después le siguió: “Seis en 75”, destinado a la Fundación Menudos Corazones y “Asegurar la Calidad en dispositivos móviles...y no morir en el intento”, a la fundación Soñar Despierto. También he publicado una recopilación íntegra de los tres libros anteriores, llamada "Fundamentos de la calidad del software".

    Merchandising benéfico

    Desde la tienda de Cultura de Calidad se pueden adquirir diferentes artículos cuyo beneficio es destinado íntegramente a las tres fundaciones con las que colaboro actualmente: Fundación Aladina, Fundación Menudos Corazones y Fundación Soñar Despierto.

    Acciones benéficas futuras

    Esto no va a parar aquí. Mi cabeza no se está quieta, tengo muchas ideas que dar forma y convertirlas en realidad. Desde aquí, hago un llamamiento a diferentes fundaciones y ONGs para poder colaborar juntos y poder hacer cosas grandes que ayuden a personas o animales en todo el mundo. Si te apetece, ponte en contacto conmigo y hablamos.

    0
    Publicaciones
    0
    Seguidores
    0
    Visitas únicas
    0
    Me gusta