• El oficio de repartir felicidad

    Hace bastantes años que me dedico a comprobar que las cosas funcionan, que hacen lo que tiene que hacer…en definitiva, a asegurar la calidad de productos digitales, de software.

    Es un oficio complicado, a veces malogrado, que no brilla, en el que hay que estar luchando día tras día para buscar la valoración exterior e interior que uno cree necesaria, en fin, diríamos que difícil.

    Dedicarse a asegurar la calidad, a hacer testing, a probar, a validar, a verificar…como lo querías llamar, es un oficio de pocos que vale para mucho, me explico:

    Habitualmente en los proyectos somos muy pocos pero nuestro trabajo hace feliz a muchos, ¿en que sentido? Pues muy sencillo, queridos lectores:

    Hace feliz a desarrollo, que hace que su trabajo se entregue con calidad, pudiendo irse tranquilo a casa, hace feliz a los directivos, que ven como su proyecto va viento en popa y tienen que dirigir su esfuerzo y su mirada a otros asuntos, quizá más importantes (una preocupación menos), hace feliz al bolsillo de la empresa, podemos hacer ahorrar mucho dinero y sobre todo, la parte que más me gusta: hace feliz a los usuarios, la gente que utiliza el producto.

    Cuando alguien intenta utilizar el producto en el que hemos dedicado tantas horas y esfuerzo y puede trabajar a gusto, sin problemas, esforzándose en hacer bien su trabajo y no en como hacer funcionar ese maldito programa, todo va como la seda…que a gusto vive uno cuando utiliza algo y funciona bien, no falla, dedica sus minutos justos y necesarios, guarda, apaga y se dedica a otra cosa. Tranquilidad absoluta.

    Echando la vista atrás y recapacitando, me doy cuenta de a cuanta gente he hecho feliz con mi trabajo, cuantas personas han podido dedicar el tiempo exacto a realizar la tarea que tenían entre manos y no han encontrado ninguna pega ni ningún problema. Cuantos profesionales nos hemos podido ir a casa tranquilos, sin preocupaciones, dedicando todo el esfuerzo en nuestra vida personal.

    Ahora cierro los ojos y me doy cuenta que realmente no me dedico al Aseguramiento de la Calidad del Software, me dedico a Garantizar Felicidad.


    Gracias a todos los profesionales que garantizan esa felicidad, vuestro trabajo es único y vuestra dedicación la más importante, seguir haciendo sonreír al mundo.
  • Libros benéficos

    En 2016 publiqué, “Aseguramiento de la Calidad”, cuyo beneficio es destinado a la Fundación Aladina, después le siguió: “Seis en 75”, destinado a la Fundación Menudos Corazones y “Asegurar la Calidad en dispositivos móviles...y no morir en el intento”, a la fundación Soñar Despierto. También he publicado una recopilación íntegra de los tres libros anteriores, llamada "Fundamentos de la calidad del software".

    Merchandising benéfico

    Desde la tienda de Cultura de Calidad se pueden adquirir diferentes artículos cuyo beneficio es destinado íntegramente a las tres fundaciones con las que colaboro actualmente: Fundación Aladina, Fundación Menudos Corazones y Fundación Soñar Despierto.

    Acciones benéficas futuras

    Esto no va a parar aquí. Mi cabeza no se está quieta, tengo muchas ideas que dar forma y convertirlas en realidad. Desde aquí, hago un llamamiento a diferentes fundaciones y ONGs para poder colaborar juntos y poder hacer cosas grandes que ayuden a personas o animales en todo el mundo. Si te apetece, ponte en contacto conmigo y hablamos.

    0
    Publicaciones
    0
    Seguidores
    0
    Visitas únicas
    0
    Me gusta