• La calidad como estilo de vida



    Cuando comenzamos un proyecto en el que no existe una manera de pensar enfocada a la Calidad, tenemos que ponernos las pilas y trabajar muy duro para cambiarlo, empezando por implementar metodologías, ciclos de pruebas, stoppers de validación y lo más importante, que se empiece a escuchar la frase: “eso no sube aún”.


    Es una tarea compleja, que nos llevará tiempo y muchísimo esfuerzo, pero cuando este comienza a florecer es realmente gratificante.

    Una de las cosas que más me gusta en mi trabajo es esto, llegar a proyectos desangelados y ayudarles a levantarse, en el sentido de la calidad, para lo demás hay otras personas en el mundillo del software, realmente buenas. Vas viendo cómo pasa el tiempo y como se van afianzando esas ideas y esas maneras de trabajar que propusiste hace tiempo y que se van materializando poco a poco.

    Ver como el o los equipos de desarrollo asumen esta forma de trabajar y ven que funciona mejor que la otra, que se sienten más seguros porque alguien les cubre las espaldas y como confían en que su trabajo suba de manera excelente a producción para que sea utilizado por los clientes.

    Es realmente gratificante ver como el proyecto crece, como se han dejado atrás muchas dificultades y problemas, pero que ahora merece la pena recordar para no volver a caer en ellas, ni ahora ni en el futuro.

    Dentro de todo esto, lo que veo, cada vez más y siempre me ha sucedido así, que cada persona se dedique a lo que sabe (siempre dentro de que en otros sitios hay equipos multidisciplinares y que son unos verdaderos cracks). En los proyectos en los que he tenido el honor de trabajar, está técnica ha funcionado a la perfección, equipos especialistas de desarrollo que hacían su trabajo de manera espectacular y equipos de testing o calidad que cubren las espaldas de una manera excelente, haciendo que los proyectos triunfen a pesar de las piedras que se encuentren en el camino. 

    Cuando va pasando el tiempo te das cuenta de lo bonito que es esto, como poco a poco y con paciencia se va poniendo todo en producción, como la gente trabaja con ello y como va llegando feedback tanto bueno como malo (no se puede estar a gusto de todo el mundo). Como tu trabajo diario está pudiendo facilitar que muchísima gente trabaje con la herramientas que estás probando y como lo hacen sin problemas, como les facilita la vida (aunque a veces protestemos como humanos que somos) y como tenemos la facilidad de cambiar las cosas, el mundo y vamos a pasos agigantados al futuro.

    Realmente me gusta mucho mi trabajo, me dedico a ello desde hace bastantes años ya y quiero seguir haciéndolo durante muchos más, ayudar a que las cosas funcionen como deben es realmente gratificante.
  • Libros benéficos

    En 2016 publiqué, “Aseguramiento de la Calidad”, cuyo beneficio es destinado a la Fundación Aladina, después le siguió: “Seis en 75”, destinado a la Fundación Menudos Corazones y “Asegurar la Calidad en dispositivos móviles...y no morir en el intento”, a la fundación Soñar Despierto. También he publicado una recopilación íntegra de los tres libros anteriores, llamada "Fundamentos de la calidad del software".

    Merchandising benéfico

    Desde la tienda de Cultura de Calidad se pueden adquirir diferentes artículos cuyo beneficio es destinado íntegramente a las tres fundaciones con las que colaboro actualmente: Fundación Aladina, Fundación Menudos Corazones y Fundación Soñar Despierto.

    Acciones benéficas futuras

    Esto no va a parar aquí. Mi cabeza no se está quieta, tengo muchas ideas que dar forma y convertirlas en realidad. Desde aquí, hago un llamamiento a diferentes fundaciones y ONGs para poder colaborar juntos y poder hacer cosas grandes que ayuden a personas o animales en todo el mundo. Si te apetece, ponte en contacto conmigo y hablamos.

    0
    Publicaciones
    0
    Seguidores
    0
    Visitas únicas
    0
    Me gusta