• Vive para que tu ausencia se sienta a diario, no lo contrario

    El otro día, por casualidad, me topé con una frases de Bob Marley que me llamó mucho la atención, decía así:

    "No vivas para que tu presencia se note, sino para que tu ausencia se sienta"

    No le dí más importancia, incluso pensé que era la típica frase que se le aplicaba a Bob Marley pero en realidad no era ni suya y efectivamente, solo la repitió. Parece ser que es una frase bastante antigua del que su autor, nada se sabe.


    Poco a poco fui interiorizandola, pensándola, meditándola, observando a mi alrededor y efectivamente me dí cuenta de una cosa: la mayoría de la humanidad hacemos todo lo contrario. Nos desvivimos en el presente, en el que hacemos en este momento, como tratamos los temas, que dirán de mí, en este mismo instante...pero no pensamos en el futuro, en el que, una vez no estemos, que dirán, ¿se acordarán?, ¿verdaderamente dejaremos huella o seremos un humo pasajero que nadie recuerde, a excepción de nuestros seres queridos?

    En esta sociedad, que nos toca vivir, por suerte o por desgracia, está muy en tela de juicio esa situación, todo es presente, todo es pasajero, breve, incapaz de enraizarse y quedarse, tenemos tan poco tiempo para saber de una cosa, para que antes de que la sepamos, ya exista algo nuevo y lo demás, no es que que se use o no, es que está desfasado, es antiguo, ya no vale...creo que no le damos el valor necesario a las cosas y eso nos está lastrando a una vida triste y aburrida.

    Recuerdo cuando comencé a trabajar (y no es hace tantos años), el dedicarse a algo, aprenderlo o incluso certificarse de algo era un valor extra, algo que podíamos utilizar en ese momento y en un futuro (al menos a medio plazo). Había expertos de cosas concretas, centrados en un tema, en un conjunto de herramientas y que aportaban muchísimo en un proyecto, hasta el caso que, incluso, eran los únicos que sabían en cierta zona sobre eso en concreto.

    Ahora miro alrededor y no veo más que cambios, nadie está afianzado en nada en concreto, nadie se centra en nada, un día es experto en algo y al día siguiente es de otra cosa...la tecnología avanza, sí, pero cuidado, un experto no se forma de un día para otro, si no que tiene que tener años de experiencia en ello y así, poder afianzar y formalizar esos conocimientos.

    A día de hoy, necesitamos más, que nuestra presencia se note, necesitamos hacernos valer día tras día en un mundo cada vez más rápido, y nos estamos dejando cosas por el camino, se nos da muy bien el saber superficialmente de todo y profundamente de nada.

    Es un tema complicado, espinoso, que dará que hablar, pero no podemos agarrarnos a un tren en marcha y sentarnos sin más, que nos deje llevar, creo que, entre todos, frenarle un pelín, aprender todos juntos, observar a nuestro alrededor, ver un poco más allá y demostrar que nuestra ausencia se siente, porque somos verdaderos expertos de nuestro futuro, no somos uno más, esclavos de este tren en marcha que no frena y que cada vez corre más rápido, dejandonos solo observar lo banal y lo superficial, sin ser dueños de lo que queremos ser.

    Aprendamos a hacer notar nuestra ausencia, a dar valor a lo que hacemos, a ser expertos de lo que queremos ser y no dejarnos arrastrar por que se note nuestra presencia en el día de hoy, si no, en todos los días. 

    Y si no, que se lo digan a Bob Marley, una persona que dejó la huella necesaria para que su ausencia se note a diario.
  • Libros benéficos

    En 2016 publiqué, “Aseguramiento de la Calidad”, cuyo beneficio es destinado a la Fundación Aladina, después le siguió: “Seis en 75”, destinado a la Fundación Menudos Corazones y “Asegurar la Calidad en dispositivos móviles...y no morir en el intento”, a la fundación Soñar Despierto. También he publicado una recopilación íntegra de los tres libros anteriores, llamada "Fundamentos de la calidad del software".

    Merchandising benéfico

    Desde la tienda de Cultura de Calidad se pueden adquirir diferentes artículos cuyo beneficio es destinado íntegramente a las tres fundaciones con las que colaboro actualmente: Fundación Aladina, Fundación Menudos Corazones y Fundación Soñar Despierto.

    Acciones benéficas futuras

    Esto no va a parar aquí. Mi cabeza no se está quieta, tengo muchas ideas que dar forma y convertirlas en realidad. Desde aquí, hago un llamamiento a diferentes fundaciones y ONGs para poder colaborar juntos y poder hacer cosas grandes que ayuden a personas o animales en todo el mundo. Si te apetece, ponte en contacto conmigo y hablamos.

    0
    Publicaciones
    0
    Seguidores
    0
    Visitas únicas
    0
    Me gusta