• La importancia de utilizar KPIs de manera adecuada

    A la hora de definir diferentes KPIs de calidad, debemos de observar en que fases está dividido el proyecto, capturando los desarrollos que se van a realizar.


    Las principales fases, serán, a grandes rasgos, la de toma de requisitos, la del comienzo del diseño de pantallas en base a esos requisitos (que seguramente vaya en paralelo), la de SEO y posicionamiento (si lo hubiese), desarrollo y entrega.

    En paralelo a todas las fases, aparece la de calidad, que es transversal y entrará en funcionamiento desde que se pone en marcha el proyecto.

    Esta fase de calidad, vendrá apoyada o reforzada por esos KPIs que darán las pautas para verificar si todo está funcionando como debe y si se están haciendo las cosas de la manera correcta.

    En primer lugar, pintaremos los controles, que serán los mismos que las fases y dentro de estos controles, existirán los KPIs que marcarán si ese control se ha cumplido o no, dando razones y explicándolo adecuadamente para que en próximos proyectos o sprints no nos vuelva a pasar.

    Evidentemente, existirán KPIs de proyecto y de sprint, donde se comprobará cada dos o tres semanas que todo sigue bien. Haciendo retrospectiva y mejorando siempre.

    Los KPIs de proyecto son más vivos e irán abriéndose y cerrándose en base a como vamos avanzando, a lo largo de todo el tiempo marcado. En cambio, los KPIs de sprint, seguramente se vayan repitiendo y nos darán, en más corto recorrido, el estado del trabajo hasta la fecha. La importancia de mezclarlos, es que la información que nos muestran puede ser solapable y reutilizable para ir mejorando.

    No debemos de dejar escapar la oportunidad de ir introduciendo estos KPIs de calidad que trabajarán junto a otros, como los de negocio y nos permitirán mejorar día tras día, mostrándose informes y datos en tiempo real, del estado de las fases. La verdadera potencia de estos, es saber utilizarlos de la manera adecuada y sobre todo aprender de ellos y mejorar. No tiene sentido que tengamos KPIs solo por hacer bonito y ni siquiera leerlos, comprenderlos y poner las pautas correctoras necesarias para no cometer los mismos errores en cada entrega.

    Lo bueno que tienen estos “marcadores” es que podemos utilizarlos a nuestro antojo, adecuándolos a nuestras necesidades, observando lo que consideremos y afianzando las fases según el proyecto o el desarrollo que estemos realizando en ese momento. En algunas situaciones será mejor el mirar y seguir de cerca algunas cosas y en otros momentos, nuestra necesidad será la de seguir otros temas, obviando o poniendo menos hincapié en lo que consideremos oportuno.

  • Libros benéficos

    En 2016 publiqué, “Aseguramiento de la Calidad”, cuyo beneficio es destinado a la Fundación Aladina, después le siguió: “Seis en 75”, destinado a la Fundación Menudos Corazones y “Asegurar la Calidad en dispositivos móviles...y no morir en el intento”, a la fundación Soñar Despierto. También he publicado una recopilación íntegra de los tres libros anteriores, llamada "Fundamentos de la calidad del software".

    Merchandising benéfico

    Desde la tienda de Cultura de Calidad se pueden adquirir diferentes artículos cuyo beneficio es destinado íntegramente a las tres fundaciones con las que colaboro actualmente: Fundación Aladina, Fundación Menudos Corazones y Fundación Soñar Despierto.

    Acciones benéficas futuras

    Esto no va a parar aquí. Mi cabeza no se está quieta, tengo muchas ideas que dar forma y convertirlas en realidad. Desde aquí, hago un llamamiento a diferentes fundaciones y ONGs para poder colaborar juntos y poder hacer cosas grandes que ayuden a personas o animales en todo el mundo. Si te apetece, ponte en contacto conmigo y hablamos.

    0
    Publicaciones
    0
    Seguidores
    0
    Visitas únicas
    0
    Me gusta