• Planificar entre todos es de valientes

    Cuando marcamos los hitos del proyecto, tenemos que ser conscientes de la planificación para validaciones que queremos realizar. Es importante obtener un colchón de jornadas adecuado para que se puedan ejecutar todas las pruebas que tengamos en mente, además de solucionar los defectos que nos encontremos.


    La planificación debe de estar acorde con ese rango de fechas y adecuarse al número de personas que trabajen en el equipo. No es lo mismo una planificación adecuada para validar y que posibles defectos los solucione una única persona, que no que tengamos a todo el equipo solucionando problemas.

    Una planificación adecuada nos dará un periodo correcto de desarrollo, con su periodo de validación, su escritura de test unitarios y dando tiempo a dejar el código limpio y mantenible, no solo es cuestión de entregar a tiempo, sino que conlleva mucho más que eso. 

    Nos dará tiempo a realizar una buena batería de pruebas, a automatizar lo que fuese necesario, a solucionar errores de manera adecuada y a tener todo mantenido y sostenible, tanto el código como las pruebas, documentación o requisitos. La principal idea es esa, la mantenibilidad de todo lo que hagamos, por y para las personas involucradas en el proyecto.

    Una buena planificación se basa en la consensuación, el reunirse y hablar con todos las áreas, llegando a diferentes acuerdos, haciendo convivir la parte de negocio con la de desarrollo y calidad, adecuando a las necesidades reales y lógicas, de cada uno, esta planificación. Con necesidades reales y lógicas me refiero a que no todo se puede cubrir, ni todo es necesario y crítico. Dentro de todo lo crítico que tengamos entre todos, hay que hacer convivir y priorizar lo que realmente es importante dentro de todo el equipo de trabajo.

    La consensuación y el acuerdo es la base fundamental, el hablar entre todos, el que las personas sean partícipes, el adecuar y humanizar el proyecto, es la mejor manera de que todo el mundo esté alineado, tenga unos objetivos comunes y sepa que el camino es recto y más sencillo de lo que parece, apoyándose entre todas las personas, ayudando y no dejando solo a quien se descuelgue o realice una puntual mala acción, ya que no sabemos en que momento, alguno de nosotros, puede estar en su misma situación y buscaremos la ayuda y el apoyo del resto de personas del equipo.

    Como digo, planificar correctamente es algo más que dar fechas correctas, es humanizar y alinear a todo el equipo.
  • Libros benéficos

    En 2016 publiqué, “Aseguramiento de la Calidad”, cuyo beneficio es destinado a la Fundación Aladina, después le siguió: “Seis en 75”, destinado a la Fundación Menudos Corazones y “Asegurar la Calidad en dispositivos móviles...y no morir en el intento”, a la fundación Soñar Despierto. También he publicado una recopilación íntegra de los tres libros anteriores, llamada "Fundamentos de la calidad del software".

    Merchandising benéfico

    Desde la tienda de Cultura de Calidad se pueden adquirir diferentes artículos cuyo beneficio es destinado íntegramente a las tres fundaciones con las que colaboro actualmente: Fundación Aladina, Fundación Menudos Corazones y Fundación Soñar Despierto.

    Acciones benéficas futuras

    Esto no va a parar aquí. Mi cabeza no se está quieta, tengo muchas ideas que dar forma y convertirlas en realidad. Desde aquí, hago un llamamiento a diferentes fundaciones y ONGs para poder colaborar juntos y poder hacer cosas grandes que ayuden a personas o animales en todo el mundo. Si te apetece, ponte en contacto conmigo y hablamos.

    0
    Publicaciones
    0
    Seguidores
    0
    Visitas únicas
    0
    Me gusta